lunes, 1 de marzo de 2010

IVAN BILIBIN

Nos estamos perdiendo algo.

Iván Yákovlevich Bilibin fue uno de los ilustradores más fascinantes y dotados de finales del XIX y primera mitad del siglo XX. Si hubiera nacido en Japón o en Canadá sería tan famoso y conocido entre nosotros como lo son artistas tan renombrados como Harold Foster o Katsuhiro Otomo. Pero este hombre nació en Rusia y, por alguna razón, el arte pictórico-gráfico ruso es un desconocido en nuestro impermeable mundo occidental. Y eso que nos estamos perdiendo.

La primera vez que me topé con una obra de este maravilloso artista fue desde la portada de un famoso bestseller. El diseño preciosista con reminiscencias ornamentales del Art Nouveau, el tema que aunaba lo fantástico y lo épico, y un colorido sencillo, sin complicadas texturas y desvanecimientos pero absolutamente eficaz me atraparon irremisiblemente. Imposible no quedar cautivado por una obra así, un arte elaborado pero limpio, sereno pero expresivo, escenas de batalla y muerte llenas de vida y color y el paisaje y la cotidianeidad del campesinado retratando el modo de vida de una región ignorada y una época ya pasada.
Pasó bastante tiempo hasta que pude averiguar el nombre del autor de esa ilustración pero a partir de ahí fue mucho más fácil encontrar otras obras, cada una más bella que la anterior, con temas del folklore ruso, cuentos populares con guerreros poderosos, hermosas muchachas, seres mágicos, lugares exóticos, paisajes de naturaleza desbordante y arquitectura de cuento de hadas.

La obra de Bilibin sorprende por la majestuosidad de su belleza, por la riqueza y atractivo de contenidos y la dedicación y el talento que destila. Un autor al que urge reconocer el mérito de su valiosa aportación al mundo del arte.


We are losing something.  

Iván Yákovlevich Bilibin was one of the most fascinating and gifted illustrators from the end of XIX  and the first half of XX century. Were he born in Japan or Canada he'd be as celebrated and acknowledged as such renowned artists as Harold Foster or Katsuhiro Otomo. But this man was born in Russia and for some reason Russian pictorical-graphic art is unknown to our impermeable Occidental world. An that's our loss.

The first time I came acroos with a work by this wonderful artist was from the cover of a well-known bestseller book. I got caught by the detailed design with ornamental reminiscences from Art Nouveau, the theme adding fantasy and epic and an easy coloring without complicated textures or vanishings but totally eficcient. It was impossible not to be captivated but such a work, an ellaborate but clean art, serene but expressive, scenes filled with battle and death but full of color and life, the landscape and daily going of the peasants from an ignored region and a gone age. 

It had to pass some time before I learnt the name of the artist and from there on it was much easier to find other pieces, each one more beautiful than its preceding, dealing with Russian folklore, popular tales with mighty warriors, fair maidens, magic beings, exotic places, nature brimming landscapes and fairy-tales architecture.

Bilibin's work amazes for its majestic beauty, the richness and appeal of themes, and the distilled dedication and talent. An artist that urgently deserves the merit of his valuable contribution to the world of art.

10 comentarios:

Jenízaro dijo...

Me recuerda a Milo Manara.

Benito Gallego dijo...

Pues sí, Milo Manara también tiene esa corrección técnica y esa limpieza en la factura, figuras anatómicamente muy bien proporcionadas y sobre todo la preponderancia de la línea frente a la mancha.

Kiro dijo...

huuu, que bueno!!! gracias por hacer conocer este artista, no lo tenía...

Benito Gallego dijo...

Gracias a ti por tu comentario.

Fito dijo...

Vaya sorpresón!! no tenía ni idea todo un descubrimiento, si señor!!

Benito Gallego dijo...

Por eso digo que nos estamos perdiendo algo ;)

Anónimo dijo...

These illustrations are absolutely beautiful

Mikeyboy dijo...

Beautiful!

SVS dijo...

Puedes recomendar, por favor, otros artistas con ese mismo estilo?
afuera de Manara?

Benito Gallego dijo...

Échale un vistazo a la obra de Paul Gillon, si no lo conoces. Seguro que te va a gustar.